Ministerio Edificar
Alborada II etapa
Mz. AB V. 14
Telf. +593.42233873
Guayaquil - Ecuador

Seminarios y Charlas

Temas
Agenda
Auspiciantes
Principal
Discipulado, la base del Crecimiento Continuo
Escrito por Rev. Johnny Ascencio   

Rev. Johnny Ascencio
Para hablar del discipulado debemos empezar por comprender lo que es un discípulo  y  lo que es el discipulado:

Un discípulo es alguien que sigue a otro para aprender de él y poner en práctica las enseñanzas recibidas por su maestro.

El discipulado, tiene que ver con la acción de enseñar con palabras y con el ejemplo, creando en sus estudiantes la motivación suficiente para que ellos practiquen dichas enseñanzas. El verdadero discipulado enfatiza la formación del carácter del individuo, antes que la memorización del conocimiento solamente.

Para entender mucho mejor este asunto, veamos lo que hizo  Jesús en relación con este tema y observemos la importancia que le dio a esta actividad.

JESUS Y EL DISCIPULADO

¿Qué hizo Jesús para empezar su ministerio?
Ayunó cuarenta días y también oro; la escritura enseña que Jesús escogió sus doce después de orar toda la noche; Lucas 6:12-13. Jesús dio importancia a la formación de un equipo para empezar su ministerio.

¿Qué características tenían los discípulos de Jesús cuando él los llamó?                                         
Eran personas del vulgo, comunes y corrientes, no eran personas de alto nivel académico, eran personas sencillas, que estaban dispuestas a seguirle.
 
¿Qué hizo Jesús con su grupo de doce discípulos?
Se dedicó a formarlos y educarlos; y lo hizo viviendo con ellos, dándoles ejemplo con su vida y ministerio y saco tiempo para enseñándoles en privado.
 
¿Con que propósito Jesús los formó o discipuló?
Para que ellos estén capacitados y en condiciones de ayudarle a que su labor sea más efectiva y trascendente, haciendo que se multiplique  través de las generaciones. Logrando que se expanda su evangelio a través de las edades.
 
¿Cómo debían lograrlo? 
Haciendo lo mismo que Jesús hizo con ellos, ellos también debían discipular a otros.
 
¿Por qué  escogió un grupo pequeño y no uno de cincuenta o de quinientos?
Con un grupo pequeño se puede trabajar de una manera más personalizada y satisfacer las necesidades de cada uno de los miembros del grupo, ya que así las personas que se tiene que atender están al alcance del tiempo de todo líder. Un grupo pequeño de discipulado pudría estar formado por doce, diez o cinco.


MOTIVOS PARA DISCIPULAR

DiscipuladoLa actividad del Discipulado es una necesidad. Discipular es necesario porque la iglesia necesita crecer en calidad y cantidad. El pueblo de Dios necesita ser formado o discipulado para crecer en calidad. Y  para crecer en cantidad se necesita trabajar en evangelismo y solo una iglesia de calidad bien formada o bien discipulado es la que va a hacer un buen trabajo en el evangelismo.
 
El Discipulado es un mandato de Dios, y si en realidad somos cristianos y queremos obedecer al Señor debemos estar dispuestos a guardar sus mandamientos y uno de esos mandamientos es: “ir y hacer discípulos a toda las  naciones”  Mateo 28:18-20; 2Timoteo 2:2.
 
Por amor. El cristiano que tiene amor no es egoísta y comparte el mensaje de salvación para que otros también sean salvos; 1Corintios 13.
 
El Discipular a otros nos ayuda a crecer.  Dice el Señor que al cristiano que da fruto, el Padre lo limpiará para que dé más fruto (El cristiano que no crece no puede dar más fruto) Juan 15:1-2. De manera que si un cristiano da fruto a través del trabajo del discipulado, crecerá más.

¿COMO PUEDO FORMAR MI EQUIPO DE DOCE O DE DIEZ O DE CINCO?

Orando, Jesús pasó toda la noche orando antes de escoger sus doce. De igual manera, el que quiera formar su grupo de doce o de diez discípulos tiene que separar suficiente tiempo para suplicar al Dios del cielo que le provea sus discípulos y que le indique el camino para escogerlos (Lucas 6.12-13.) La clave en esta oración es que se ore lo suficiente hasta que reciba respuesta de Dios, es decir, hasta que logre tener el número de discípulos necesita. El líder que realmente quiere tener discípulos provistos  por  Dios debe seguirá el ejemplo de Cristo (Juan 17:12).
 
Buscando. Jesús no esperó que sus futuros discípulos lo vinieran a buscar, sino, que salió a encontrarlos en los lugares donde realizaban sus actividades cotidianas, como en el caso de Pedro que lo fue a buscar a su lugar de trabajo. (Mateo 4:18-20).

¿Dónde y cómo debemos buscar nuestros nuevos discípulos?

Por medio de la consolidación. Por medio del seguimiento que se hace al recién convertido,  a través del contacto telefónico y la visitación. 
 
Por medio de la célula evangelística o grupo familiares que se realizan en las casas. Contactando a los nuevos creyentes que van a la célula o grupo.
 
Por medio de las celebraciones o cultos en la iglesia, prestando atención a los nuevos rostros que se ven en la congregación, abordándolos para saber si están involucrados o no con algún ministerio de la iglesia, en caso de que no lo estén, esa será la oportunidad que ha estado esperando y debe aprovecharla para enrolar ese creyente como un nuevo discípulo.

¿Qué características debemos buscar que tengan los futuros discípulos?

Que tengan el deseo de conocer más a Dios.
Disponibilidad; Mateo 4.18-24. Que estén dispuestos a participar en las diferentes actividades del grupo y de la iglesia.
Que estén dispuestos a aprender, dispuestos a ser formados y que no sea de aquellos que creen que se lo saben todo; Mateo 5:1-2.
Fidelidad; Mateo 25:21. Dispuesto a ser fiel y leal después de Dios y su iglesia local, también a su líder y maestro.

¿COMO DISCIPULAR SU EQUIPO DE DOCE?

1) Dándoles clases de crecimiento o discipulado.
2) Enviándolos a un Encuentro o retiro espiritual.
3) Motivándolos y logrando que ingresen Escuela de líderes y verifica que se gradúen.
4) Lograr que vayan a un Reencuentro o segundo retiro espiritual.
5) En el grupo de discipulado a través de las enseñanzas y la consejería.
6) Animarlos a servir al Señor en la iglesia y en el evangelismo a través de células.
7) Con el ejemplo, teniendo un trato personal con ellos para conocerse mutuamente y puedan ver en nosotros el modelo que deben seguir.

Si en verdad queremos cumplir con la gran comisión debemos trabajar fuertemente en ganar almas y consolidarlas a través de un buen trabajo de discipulado.
 
¿Qué estás haciendo para cumplir la gran misión de ir y hacer discípulos?

¿Cuántos discípulos tienes? 

QUE DIOS NOS AYUDE A CUMPLIR LA GRAN COMISION
 
Desarrollado por Micarmedia